lunes, 5 de octubre de 2015

El peso del corazón - Rosa Montero

lunes, 5 de octubre de 2015

La última novela de Rosa Montero termina con la siguiente frase: "(...) se sentía tan ligera que hubiera sido capaz de echarse a volar. Era prodigioso comprobar lo poco que pesaba un corazón feliz". Y fue un alivio, porque me preocupaba acabarlo y seguirme preguntando de donde venía el título. 

Todo este tema de la ligereza suena similar al mencionado también en La insoportable levedad del ser. Debe ser la idea principal del libro: tomarnos las cosas con más calma, no abrumarnos. En resumen, ser más light. Y esta obra por momentos lo es.


Ya bien empezada la trama, Bruna Husky conoce a alguien muy parecida a ella, pero más simple, más práctica, menos conflictuada. 

Algo así pasa con esta segunda parte o continuación de Lágrimas en la lluvia, que empieza seis meses después de donde terminó la anterior: Bruna Husky está en la Zona Cero comprobando que la buena noticia con la que concluye la primera novela (que la propiedad y venta del aire fue declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional) no ha servido de mucho.

Así, esta novela mantiene muchos de los elementos de la primera entrega: una asesina misteriosa y despiadada, una tierra flotante intolerante y totalitaria, identidades falsas, un romance homosexual, complots internacionales y volvemos a encontrarnos con varios de los personajes de la obra previa como el archivero Yiannis, el policía Paul Lizard, el memorista Nopal, el bubi Bartolo. Una versión, quizás más breve de Lágrimas... (unas 100 páginas menos para ser exactos). Pero además de eso, tal vez faltaba algo más. 

Aunque me encanta la autora española, pareciera que aquí se repite el tópico de que las segundas partes rara vez superan a la original. La trama se resuelve muy rápido (exactamente entre las páginas 350 y 356), sintiéndose por momentos un poco forzada. También es algo predecible la historia de amor principal (y eso que yo soy bien animal para darme cuenta de esas cosas).

Sin embargo, sí podríamos decir que, estamos ante un cambio de la protagonista, tanto físico como, aparentemente, mental. O al menos de los animales con los que se siente identificada y que aparecen en las carátulas de sus libros: si en la primera novela era un oso (único en su especie, solitario, huraño), ahora es un tigre (su mirada felina, y sentirse siempre encerrada, obsesionada por encontrar el "brevísimo instante de la salvación")

Me agradó la visita a un terreno hostil, alejado, que es casi el fin del mundo, ese tipo de lugares que le gustan a la autora y que describió en sus crónicas de Estampas bostonianas y otros viajes. Muy curioso ir a un lugar que en la novela es "las puertas del infierno" en una barca y acompañado de un perro de 3 cabezas, como en la mitología griega.

Al margen de todo, el mundo de fantasía creado por la autora es interesante y entretenido y ojalá se pueda disfrutar en nuevas entregas con Bruna Husky. Porque pase lo que pase voy a insistir tercamente en seguir leyéndola, como insistimos tercamente en la vida. Porque cuando la leo me siento vivo.
Share this article :

0 floritos:

Publicar un comentario

Dale, mándate con confianza, aquí no hay censura

 

0 en literatura - Copyright  © 2012 All Rights Reserved | Design by OS Templates Converted and modified into Blogger Template by BTDesigner | Back to TOP